Narcolepsia

¿Qué es la narcolepsia? — La narcolepsia es una enfermedad cerebral que provoca sueño casi todo el tiempo. Las personas con narcolepsia a veces se quedan dormidas de repente, incluso cuando no lo esperan. Hasta pueden quedarse dormidas en medio de una actividad, como comer, hablar o conducir.

Por lo general, la narcolepsia se desarrolla durante la adolescencia o los primeros años de la adultez. Algunas personas comienzan a sufrirla antes de estas etapas y otras después. Una vez que empieza, el trastorno puede dificultar el trabajo, el estudio u otras actividades normales.

¿Cuáles son los síntomas de la narcolepsia? — Los síntomas pueden ser, entre otros:

●Somnolencia durante el día

●Dormirse de repente, con frecuencia en momentos inoportunos – Esto es lo que algunas personas llaman “ataques de sueño”.

●Caerse, cojear o sentirse débil de repente, en especial al emocionarse, enojarse o reírse – El término médico para esto es “cataplexia”.

●No poder moverse o hablar inmediatamente después de despertarse o justo antes de dormirse

●Ver, sentir o escuchar cosas que no son reales en los instantes antes de dormirse o justo después de despertarse – Esto puede causar temor y parecer muy real.

Algunas personas que padecen narcolepsia también tienen dificultades con la depresión o la ansiedad. Algunos de los síntomas de la depresión son sentirse triste la mayor parte del tiempo o perder interés en cosas que antes se disfrutaban. Uno de los síntomas de la ansiedad es sentirse preocupado la mayor parte del tiempo.

¿Debo consultar a un médico o enfermero? — Sí. Si tiene síntomas de narcolepsia, consulte a su médico o enfermero. Los síntomas pueden ser peligrosos si aparecen al conducir o hacer algo que podría provocar una caída o lesión.

También debe hablar con su médico o enfermero si piensa que podría tener depresión o ansiedad. Existen tratamientos que pueden ayudar.

¿Es necesario que me realice pruebas? — Sí. Si su médico o enfermero sospecha que tiene narcolepsia, es posible que le pida que se realice un “estudio del sueño”. Para el estudio, debe ir a un laboratorio del sueño, donde lo conectan a diferentes máquinas que supervisan su frecuencia cardíaca, su respiración, su actividad cerebral y otras funciones del organismo mientras duerme por la noche. Varias horas después de terminar el estudio del sueño, se hace otra prueba en la que se baja la intensidad de las luces y le dan un momento a solas para que trate de tomar varias siestas.

Las personas con narcolepsia tienen patrones de sueño anormales en las siestas y por la noche. Estos patrones anormales se pueden detectar durante los estudios.

¿Cómo se trata la narcolepsia? — La narcolepsia se suele tratar con cambios de comportamiento. Las personas con el trastorno deben:

●Evitar medicinas que provoquen somnolencia, como algunas medicinas para la alergia

●Tomar siestas antes de eventos importantes y en horarios programados del día

●Mantener un cronograma de sueño regular

●Asegurarse de dormir lo suficiente por la noche

Las personas que sufren mucha somnolencia incluso después de aplicar estas medidas pueden recibir medicinas que las ayuden a mantenerse despiertas. Las medicinas pueden ayudar, pero aun con tratamiento, los pacientes pueden sentirse somnolientos. Es por eso que incluso las personas que reciben tratamiento deben tener cuidado con las actividades que hacen. Por ejemplo, conducir puede ser peligroso para las personas con narcolepsia.

Las medicinas que se usan para ayudar a los pacientes a mantenerse despiertos a veces pueden causar presión arterial alta, pérdida del apetito y otros problemas. Si su médico le receta una de estas medicinas, asegúrese de conocer los riesgos.

Las personas que tienen debilidad muscular o cojean cuando tienen emociones fuertes también pueden tomar medicinas para aliviar este problema.

¿Hay algo que pueda hacer por mi cuenta para sobrellevar la narcolepsia? — Si tiene narcolepsia, considere consultar a un terapeuta y trate de buscar apoyo en el trabajo o la escuela. Este padecimiento puede producirle tristeza, frustración y vergüenza. Además, otras personas que no entienden la enfermedad a veces pueden tratarlo de haragán o acusarlo de evitar sus deberes. Todo esto puede ser difícil de sobrellevar, por lo que puede ser útil contar con alguien con quien hablar.

Leave a Reply